La nueva y valiosa vida de los “datos basura”